Buenas prácticas para los Derechos al agua y al saneamiento en América Latina

A pesar de los avances realizados en la región en las últimas décadas, el ejercicio de los derechos al agua y al saneamiento en América Latina está aún lejos de ser universal. Lograr antes de 2030 el acceso universal a agua y saneamientos seguros, comprometido en el sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible, exigirá todavía importantes esfuerzos políticos y la implicación de todos los actores sociales. El reto es todavía mayor en las zonas rurales de la región, en las que solo el 40% de la población cuenta con acceso a agua gestionada de forma segura, y un 30% ni siquiera cuenta con un saneamiento básico.

El aprendizaje y la generación de conocimiento son claves para orientar la acción y avanzar hacia el objetivo compartido del acceso universal al agua y al saneamiento. El Manual Derechos al agua y al saneamiento: servicios públicos universales, realizado por ONGAWA y editado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el apoyo de la Cooperación Española a través del Aquafund, recopila 48 buenas prácticas y ejemplos de acciones concretas y actuales, protagonizadas por actores de la región, que pueden servir de orientación a la hora de llevar a la práctica los derechos humanos al agua y al saneamiento (DHAS).

La naturaleza de esta colección de buenas prácticas es muy variada: desde la elaboración de un plan nacional de saneamiento a la ejecución de un proyecto de agua potable en una comunidad rural indígena o a la descripción de un modelo de asignación de subvenciones con base en los estratos socioeconómicos de una gran ciudad. Todas ellas tienen en común que inciden en la implementación de uno o más de los criterios que definen los DHAS, como son la disponibilidad, la accesibilidad, la asequibilidad, la aceptabilidad social y cultural y la calidad del agua o seguridad de las instalaciones de saneamiento.

El Manual centra su atención además en la población más vulnerable de la región – comunidades indígenas, colectivos de mujeres, grupos marginados, personas con discapacidad, personas en condición de pobreza, entre otros – con el objetivo de aportar directrices de cara a facilitar la reducción de las desigualdades, elemento esencial en la concepción de los ODS y uno de los mayores retos que afronta la región de América Latina y caribe para el cumplimiento de la Agenda 2030.


Derecho al agua y al saneamiento: servicios inclusivos universales

María del Mar Rivero, Gonzalo Marín | 2020

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a