Celebrando cambios y derechos en Podor (Senegal)

El pasado jueves fue un día de fiesta en Loumbi Ferbé, una comunidad rural de Podor, en el norte de Senegal. Sus habitantes recibieron la visita de representantes de la Oficina de Perforaciones Rurales del Gobierno de Senegal, de la Cooperación Española y de las organizaciones que hemos impulsado el programa GAWDI en la zona, ONGAWA, Fundación Musol y ONG3D.

Celebramos la ceremonia de entrega de los cuatro sistemas de agua puestos en marcha desde que arrancamos el programa hace ya cinco años para mejorar la situación de los derechos al agua y a la alimentación en esta zona semidesértica de Podor. Este momento de celebración de resultados y cierre coincide además con el de arranque de una nueva fase de GAWDI, liderada por ONGAWA con el apoyo de la Cooperación Española.

Desde su arranque en 2019, y de la mano de las organizaciones comunitarias y de nuestros socios Musol y ONG3D, hemos contribuido a mejorar las condiciones de vida y el ejercicio de sus derechos de 26.000 personas en 16 localidades de las comunas Guédé Village y Doumga Lao. El programa GAWDI ha contado con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), así como el del Ayuntamiento de Madrid y la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional.

El proceso ha incluido la puesta en marcha de cuatro torres de agua de uso múltiple en el Dieri, la zona semidesértica de Podor, y tres miniperforaciones para consumo doméstico en el Walo, el área del banco fluvial del río Senegal.  Eso significa que las mujeres y jóvenes que viven en estas comunidades ya no tienen que recorrer varias horas de camino para llevar agua a sus familias.

También se ha llevado a cabo la instalación más de 400 letrinas domiciliares, que no hubiera sido posible sin los procesos de sensibilización liderados por las mujeres. Del mismo modo, la   mejora del saneamiento y la higiene en 6 escuelas ha incluido, además de la instalación de las infraestructuras necesarias, acciones de formación para toda la comunidad educativa, incluyendo especialmente el acompañamiento a las adolescentes en salud menstrual para asegurarse que esa nueva etapa de sus vidas no suponga un lastre para su educación.

Junto a la mejora del ejercicio de los derechos al agua, al saneamiento y a la higiene, la nutrición ha sido otro de los ejes del cambio impulsado por el programa GAWDI.  Más de 50 hectáreas son cultivadas ahora para producción hortícola y forrajera, y son las mujeres quienes se encargan de su gestión.

Para asegurar la sostenibilidad de estos cambios conseguidos en el futuro se han reforzado las capacidades de todos los actores, tanto de las organizaciones comunitarias como de las administraciones locales.

La segunda fase del programa GAWDI que arranca ahora seguirá trabajando para mejorar los derechos al agua, al saneamiento y a la alimentación en la zona, prestando especial atención a los puestos de salud y manteniendo el enfoque de género como prioridad de los procesos.

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a