Ceremonia del Pago a la Tierra del programa Willay

Crónica de un ritual ancestral muy arraigado en la cultura andina en el que sus pobladores hacen ofrendas a la madre tierra y a los Apus (espíritus de los antepasados que viven en los cerros) antes del inicio de una actividad vinculada a la naturaleza.

Por María del Mar Rivero, directora del Dpto de Cooperación de ISF ApD

Imagen de la ceremonia de pago a la madre tierra (Pachamama)Ayer 15 de octubre, aprovechando la presencia de Valentín Villarroel y la mía en Acomayo, Cusco, se celebró la ceremonia de pago a la madre tierra (Pachamama). Se trata de un ritual ancestral muy arraigado en la cultura andina que se mantiene en la actualidad después de un proceso de sincretismo con elementos más recientes y que varía según las zonas. En él, se hacen ofrendas a la Madre Tierra y a los Apus (espíritus de los antepasados que viven en los cerros) para pedir prosperidad.

Es impensable para un habitante de estas tierras iniciar la construcción de una vivienda, celebrar el nacimiento de un hijo, iniciar una nueva empresa… sin llevar a cabo este rito. ISF-ApD lleva trabajando en Cusco hace ya tiempo y, según nos dijo el Pacco que dirigió el rito (una especie de sacerdote andino, equivalente al chamán en la selva), ha sido una ceremonia de subsanación, ya que debería haberse hecho al inicio.

La ceremonia consistió en la preparación de una ofrenda (despacho) a la tierra compuesta por dulces, hojas de coca, pétalos de flores, un feto de llama y diversos licores, entre muchos otros elementos de la naturaleza. Después, subimos a lo alto del cerro Huascar, en el que se alza uno de los repetidores del proyecto de telecomunicaciones y allí tuvo lugar el ritual de enterramiento de la ofenda durante un ritual en quechua.

En la ceremonia participaron representantes de todas las organizaciones que forman el consorcio Willay: la ONGD Soluciones Prácticas ITDG, el Grupo de Telecomunicaciones Rurales de la Universidad Católica, el CEDITER de la Universidad San Antonio Abad de Cusco y, por supuesto, el equipo técnico de ISF en Perú en pleno.

Entendimos la ceremonia como un acto social en el que se mostró el compromiso de todos con el programa WILLAY

y el respeto profundo de todos los presentes ante las creencias de los habitantes de esa zona.

Un saludo desde Cusco en nombre del equipo de ISF ApD en Perú

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a