Conservación de ecosistemas y medios de vida sostenibles: en busca del círculo virtuoso

Water Tae 2 for web

La Reserva Natural de Chome, en el norte de Tanzania, forma parte de las montañas del Arco Oriental y Bosques Costeros de África Oriental, una de las áreas de mayor biodiversidad del mundo. Sin embargo, las comunidades que viven junto a esta gran riqueza ecológica dependen de una economía precaria, basada en la agricultura de subsistencia y el sector informal, que mantiene en la pobreza a más de dos tercios de las familias de la zona. La debilidad institucional y la inexistencia de medios de vida alternativos completan un panorama dominado por el comercio irregular de madera y la tensión social.

ONGAWA trabaja desde 2013 junto al Tanzanian Forest Conservation Group, el Gobierno del Distrito de Same y la Oficina de la Reserva Natural de Chome para romper el círculo vicioso por el cual la pobreza alimenta la degradación ambiental, y esta afecta a posibles opciones de desarrollo y al suministro de servicios básicos como el agua. El programa que llevamos a cabo en la zona con la financiación de la Unión Europea y de la Junta de Castilla y León contribuye a aliviar la pobreza de más de 87.000 personas en 35 comunidades rurales en el entorno de la Reserva Natural de Chome.

Un eje fundamental del programa es el trabajo con las comunidades para mejorar la gestión compartida de los recursos naturales y hacer viables actividades económicas alternativas y sostenibles. 7 comunidades disponen ya de un Plan de Gestión del Bosque y otras 17 han recibido formación y apoyo para la puesta en marcha de iniciativas productivas como la apicultura, la reforestación, la cría de mariposas o el cultivo de jengibre.

El deterioro del bosque está directamente relacionado con el ejercicio del derecho al agua y al saneamiento de las comunidades que viven aguas abajo. Por eso trabajamos especialmente con los pueblos que se encuentran en la cabecera de los ríos Yongoma e Hingilili, de cuyas cuencas depende en gran parte el suministro de Same. Mejoramos su acceso al agua a través de rehabilitaciones y construcciones, y apoyando la formación de las entidades locales responsables de la gestión de los sistemas de agua (COWSO, por sus siglas en inglés) para asegurar la gestión sostenible y eficiente del recurso. Igualmente se está tratando de incidir sobre la situación domiciliar y comunitaria de saneamiento, que tiene un efecto directo sobre la salud y el medio ambiente. Todo ello desde un enfoque de cuenca y trabajando directamente con las asociaciones de usuarios de agua (WUA, por sus siglas en inglés) para reforzar su capacidad institucional y su papel en la resolución de conflictos de uso de la tierra y el agua.

Alcanzar los resultados que esperamos en términos de lucha contra la pobreza y sostenibilidad ambiental exige un importante esfuerzo institucional para mejorar las capacidades de las administraciones responsables a todos los niveles. En este primer año del programa hemos evaluado las capacidades y necesidades del Departamento de Recursos Naturales, Tierra y Medio Ambiente (LNRED) del Distrito de Same, arrancando un proceso que esperamos culmine en una gestión coordinada y participativa de la Reserva Natural de Chome, que incluya a las comunidades, al gobierno distrital y al Servicio Forestal de Tanzania.

El reto que compartimos con las comunidades y con nuestros socios locales es convertir el círculo vicioso de pobreza y deterioro ambiental en uno virtuoso de medios de vida sostenibles, derechos humanos garantizados y conservación del ecosistema. Después de un año y medio de programa los resultados, aunque parciales, nos confirman que estamos en el buen camino.

Fotografía: Nuria Moreno

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a