Ganar-ganar en Cerro Grande

Veinticinco personas (seis mujeres entre ellas) trabajan sobre una pendiente escarpada. Están levantando diques de piedra y restaurando la cubierta vegetal en una parcela de la finca de la Señora Herrera. No cobran: su esfuerzo forma parte de las acciones para mejorar el área de recarga de la microcuenca que abastece de agua a su comunidad, situada aguas abajo.

Los 178 habitantes de Cerro Grande, una pequeña comunidad en pleno Corredor Seco Nicaragüense, dependen de dos fuentes de agua para su abastecimiento. Los efectos del cambio climático y las malas prácticas productivas y de gestión territorial en la microcuenca El Jicarito, que alimenta las fuentes, amenazaban la disponibilidad de agua. La degradación de la cobertura vegetal y la extensión de las explotaciones ganaderas en la zona de recarga causan reducciones del caudal de hasta el 30% y la contaminación de las fuentes.

La gravedad y la urgencia del problema, que supone de hecho la vulneración del derecho al agua de los habitantes de Cerro Grande, ha llevado a estos a involucrarse en la elaboración de un Plan de Acción para el manejo del área de recarga hídrica. El proceso ha sido apoyado por ONGAWA y su organización socia FIDER y ha incluido la sensibilización y el trabajo concertado de todos los actores implicados, así como la realización de varias intervenciones para la restauración y conservación del área de recarga.

Uno de las claves para el éxito del proceso ha sido el diálogo con los propietarios de las fincas situadas aguas arriba en la microcuenca, como la Señora Herrera, cuyas prácticas agrícolas y ganaderas tienen un impacto directo sobre el ciclo del agua y el abastecimiento de la comunidad. Facilitando medidas de restauración y cambiando sus prácticas productivas, estas personas mejoran sus medios de vida y aseguran la recarga hídrica de la cuenca y el ejercicio del derecho al agua de quienes viven aguas abajo. «Ganar, Ganar», así resume el resultado de este proceso Jose Alfredo Portillo, coordinador técnico de ONGAWA en Nicaragua.

Este proceso forma parte del proyecto de fortalecimiento institucional para los derechos al agua y al saneamiento, que ONGAWA y FIDER llevan a cabo en los municipios nicaragüense de Yalagüina y San Lucas, con financiación del ayuntamiento de Madrid y la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. El proyecto se enmarca en el Enfoque Basado en Derechos al Agua y al Saneamiento de ONGAWA, y en la Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH), que relaciona el acceso al agua y al saneamiento con el funcionamiento de los ecosistemas y la sostenibilidad de las prácticas productivas.

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a