No dejar a nadie atrás: propuestas desde las comunidades que defienden sus derechos al agua y al saneamiento

En el marco de la campaña #HearingTheUnheardHRWS (Escuchando A Los Que No Son Escuchados DHAS), presentamos un conjunto de propuestas recogidas desde las comunidades que defienden sus derechos al agua y al saneamiento, dirigido a gobiernos y al resto de actores nacionales e internacionales involucrados en la gobernanza del agua.

La crisis hídrica global que atravesamos no puede ser abordada sin la participación de las personas y comunidades que sufren directamente la vulneración de sus derechos al agua y al saneamiento. En el próximo Foro Mundial del Agua que tendrá lugar en Bali del 18 al 25 de mayo presentaremos estas propuestas en el espacio de la Cooperación Española junto a Pedro Arrojo, Relator Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento.

Las tres peticiones principales recogidas en el documento No dejar a nadie atrás son las siguientes:

Se deben desarrollar procesos para permitir que las comunidades o grupos marginados participen significativamente en todas las decisiones relacionadas con el agua y el saneamiento que los afecten, incluidos los procesos de planificación, implementación, monitoreo y revisión. Las comunidades marginadas son titulares de derechos y actores clave en la prestación de servicios de agua y saneamiento, no ‘beneficiarios’.

Ya existen diversos mecanismos de rendición de cuentas a nivel nacional y local. Sin embargo, los mecanismos de rendición de cuentas no están funcionando de la manera que necesitan las comunidades marginadas, las organizaciones comunitarias y los activistas por los derechos al agua. Las comunidades solicitan urgentemente una mayor rendición de cuentas tanto para los actores estatales como no estatales (incluidas las corporaciones y los proveedores de servicios privados).

En sus testimonios, muchas comunidades marginadas solicitaron a los estados que apoyen el autoabastecimiento comunitario (conocido como gestión comunitaria) y una mayor participación comunitaria en la gestión de los servicios de agua y saneamiento, especialmente en contextos donde la provisión de servicios liderada por el gobierno o la provisión de servicios delegada ha fallado. Es crucial entender que esto no se trata de que los estados renuncien a su responsabilidad de realizar los derechos al agua y saneamiento. Se trata de observar lo que las comunidades están haciendo por sí mismas, reconocer sus esfuerzos y aprovechar lo que han desarrollado. Se trata de encontrar formas de fortalecerlas.

El documento, elaborado en el marco de la campaña #HearingTheUnheardHRWS que ONGAWA impulsa junto a End Water Poverty y otras organizaciones recoge las demandas de las comunidades que defienden sus derechos al agua y al saneamiento.

La campaña #HearingTheUnheardHRWS (Escuchando A Los Que No Son Escuchados DHAS) es una colaboración entre End Water Poverty, Simavi, el Rural Water Supply Network (RWSN), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ONWAGA, Redes del Agua Latinoamérica, la Red de Integridad del Agua (WIN) y la Red de la Sociedad Civil de Agua y Saneamiento de Kenia (KEWASNET). La campaña cuenta asimismo con el apoyo del Relator Especial sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento, Pedro Arrojo.

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a