Saneamiento por derecho

La caca,

por un tubo

¡Ya está aquí! ¡Anda suelta! ¡Peligro!

Este 19 de noviembre,
Día Mundial del Saneamiento, tenemos
que hablar alto y claro de la caca.
¿Sabes cómo afecta a los derechos
humanos en todo el planeta?

%

de la población mundial

no tienen acceso a saneamiento seguro -4.500 millones de personas-

mil muertes al año

por enfermedades causadas por falta de saneamiento seguro

millones de personas

no tienen otra que practicar la defecación al aire libre

El 19 de noviembre es el Día Mundial del Saneamiento y, al menos por un día, toca hablar de caca. Puede que haya temas de conversación más apetecibles, pero pocos más importantes para la salud de miles de millones de personas en el mundo.

El saneamiento es un derecho humano contemplado por Naciones Unidas, y un compromiso asumido por todos los países en la Agenda de Desarrollo Sostenible para 2030. Su meta 6.2 es lograr el acceso universal al saneamiento y la higiene adecuados y poner fin a la defecación al aire libre.

No contar con un saneamiento adecuado conlleva tremendas consecuencias sobre la dignidad y la seguridad de millones de personas, especialmente mujeres, niñas y niños, así como graves efectos sobre la salud, la educación y el desarrollo de actividades productivas, limitando drásticamente sus oportunidades para salir de la pobreza.

Al ritmo actual de inversión la meta de acceso universal al saneamiento no se alcanzará hasta el año 2107

Resolver este problema global y cumplir con el compromiso de lograr el acceso universal al saneamiento para 2030 exige aumentar la contribución de todos los actores, especialmente por parte de los países ricos. Según el Banco Mundial hacen falta para ello 114.000 millones de dólares anuales.

La Cooperación Española tiene que renovar su compromiso con los derechos al agua y al saneamiento, enmarcándolo en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y orientándolo a las regiones y colectivos más vulnerables.

Es vital que se ejecute toda la financiación comprometida para la ejecución del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento en América Latina desde un enfoque basado en los derecho humanos.

Para la próxima década, deben implementarse 1000 millones de euros en programas de agua, saneamiento e higiene, priorizando las regiones y colectivos más vulnerables, como África Subsahariana.

Hay que fortalecer las capacidades institucionales de la cooperación española para asegurar la adecuada incorporación transversal del enfoque de derechos humanos al agua y al saneamiento, y la priorización de los grupos más vulnerables.

#lacacaporuntubo

¡Participa en las redes sociales!

Da un toque a los implicados

  1. Escribe una entrada en redes sociales mencionando a actores e instituciones de la Cooperación Española. Tenemos que recordarles que el problema de la caca sigue ahí.
  2. Simplemente basta con mandarles los iconos de la caca sonriente que quieras.
  3. Eso sí, no olvides mencionar la etiqueta de la campaña, #lacacaporuntubo, y el dominio de este sitio web.

Aquí tienes un ejemplo:

@AECID _es, #lacacaporuntubo www.saneamientoporderecho.org
💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩

 

Graba tu mensaje y difúndelo

Te pedimos hacer algo de teatro. Anímate, tu sólo o acompañado, a grabarte y enviar el resultado a las redes. Si le pones algo de imaginación, mejor. Ayúdate a meterte en el papel con un sombrero del oeste, con un casco y pinturas guerra o con unos guantes y una mascarilla… Aquí tienes un breve guión como base sobre la que desplegar tu creatividad:

  • ¡Peligro! Anda suelta y causa millones de muertes y enfermedades. Así que…”
  • «La caca, por un tubo» (muestra a cámara la gráfica de la campaña ya sea en tu móvil, tablet o en papel).
Aquí tienes algunos ejemplos
  • Menciona alguno de los mensajes de la campaña. Por ejemplo: “Desde ONGAWA reclamamos que, durante la próxima década, se inviertan 1.000 millones de euros en los programas de agua y saneamiento,  priorizando las regiones más vulnerables como África Subsahariana.”
  • Despídite,  si quires. animando a participar y a que se visite esta web.

Cuando lo tengas listo publícalo con el hashtag #lacacaporuntubo.

Sígue y visita nuestras redes

Con la financiación de

Nuestras noticias sobre agua y saneamiento

Contenido del Webinar «Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento»

El pasado 28 de marzo ONGAWA organizó, con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, un Webinar sobre Derechos Humanos al agua y al saneamiento.

A continuación puedes encontrar el contenido de la sesión, en la que podrás encontrar:

  • un recorrido histórico y qué tienen en común estos derechos humanos. Por Guillermo Gil Santos, Responsable de Agua y Saneamiento de la Oficina de Derechos Humanos del MAEC
  • qué se entiende realmente por derecho humano al agua y derecho humano al saneamiento. Por María del Mar Rivero Rosas, Responsable de Agua y Saneamiento de ONGAWA
  • qué obligaciones tienen los Estados. Por Celia Fernández Aller, Investigadora y Docente de la Universidad Politécnica de Madrid
  • cuáles son las  responsabilidades de los actores no estatales. Por Elena de Luis Romero, Consultora e Investigadora en agua y saneamiento, género y desarrollo
  • cómo encajan estos derechos en la Agenda 2030. Por Jorge Solana, Asesor de la Oficina de la Alta Comisionada para la Agenda 2030
  • cuáles son los retos principales para avanzar en la garantía universal de estos derechos. Por Gonzalo Marín Pacheco, Investigador y Consultor en Agua y Aaneamiento

 

7 infografías sobre derechos humanos al agua y al saneamiento

Para facilitar la comprensión del agua y del saneamiento desde una perspectiva de derechos humanos, a continuación se presentan algunas infografías que ilustran los aspectos más relevantes.

En ellos puede encontrarse información sobre el recorrido histórico de los derechos al agua y saneamiento y los principios transversales que los sustentan, así como las claves principales que explican el contenido de ambos. También las obligaciones que tienen los Estados y las responsabilidades de actores no estatales que se derivan de los dos derechos. Finalmente, se muestra el encaje de los  mismos en la Agenda 2030 y las claves para avanzar en su consecución.

Fundamentos e historia de los derechos humanos al agua y al saneamiento y principios transversales

Derecho Humano al Agua

Derecho Humano al Saneamiento

Obligaciones de los estados

Responsabilidades de actores no estatales

Derechos al agua y saneamiento en los ODS

Cómo avanzar en los derechos humanos al agua y al saneamiento

Estas infografías se han elaborado con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España.

Derecho al Agua: no podemos dejar a nadie atrás

No dejar a nadie atrás es el lema elegido este año por Naciones Unidas para el Día Mundial del Agua que se celebra el 22 de marzo. Es también el lema de la Agenda de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030), que incluye entre sus objetivos para 2030 el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos.

El agua es un derecho humano, y eso significa que todas las personas del mundo deben tenerlo garantizado, vivan donde vivan y sean quienes sean. Sin embargo los datos disponibles indican, no solo que estamos lejos de lograr el acceso universal, sino que también lo estamos de alcanzar ese objetivo en 2030. Todavía 2.100 millones de personas (casi un tercio de los habitantes del planeta) no cuentan con agua segura en sus hogares. La mayor parte de ellas se concentra en África Subsahariana y en Asia Central y Meridional, especialmente en sus zonas rurales. Y son además los colectivos más vulnerables (campesinos, indígenas y pobres) quienes sufren en mayor medida la vulneración de su derecho al agua.

Estas regiones y colectivos han quedado fuera del mapa de las inversiones realizadas por gobiernos e instituciones internacionales para extender el acceso al agua. No dejarles atrás exige cambiar las prioridades políticas y de inversión para situar en el centro los derechos de las personas más vulnerables del planeta: si se mantiene la tendencia actual, no solo quedaremos lejos del objetivo compartido del acceso universal para el año 2030 sino que aumentarán las brechas de desigualdad que afectan a los ingresos y al ejercicio de otros derechos como la salud o la alimentación.

El problema del agua es un reto político, y como tal debe ser abordado. Entre las claves para hacerlo pueden destacarse:

  • Mejorar la información disponible sobre acceso al agua para identificar patrones de discriminación y visibilizar las desigualdades.
  • Identificar los factores que causan las brechas de desigualdad y afrontarlos con medidas estructurales que aborden las relaciones de poder y prioricen a las personas y colectivos más vulnerables.
  • Revisar el diseño y los procedimientos de prestación de servicios de agua, asegurando su calidad, disponibilidad, asequibilidad económica y aceptabilidad cultural.
  • Mejorar la participación de estos colectivos en la toma de decisiones sobre agua, fortaleciendo sus capacidades para hacer valer sus derechos.

ONGAWA trabaja para mejorar la situación del derecho al agua en zonas rurales de Nicaragua, Mozambique, Guatemala, Tanzania y Senegal. Nuestros programas priorizan las zonas y colectivos más vulnerables y se basan en su empoderamiento, en el fortalecimiento de sus capacidades de gestión y en la incidencia sobre los gobiernos locales para que aseguren la sostenibilidad del servicio. Trabajamos además, junto a organizaciones de la sociedad civil del sur y del norte, para que el derecho al agua sea una prioridad de las agendas políticas nacionales y global.

 

De un vistazo: dos horas sobre Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento (webinar)

¿Qué significa tener derecho al agua?

¿Tienen los Estados la obligación de proporcionar agua gratis?

¿Una letrina cumple con la garantía del derecho humano al saneamiento?

¿Prohíben los derechos humanos la gestión privada de agua?

¿Hay alguna relación entre derechos humanos y la Agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Muchas organizaciones trabajan en el sector del agua y saneamiento tanto a nivel nacional como internacional (administraciones públicas, empresas, ONG, universidades, centros de investigación, periodistas…), pero habitualmente se desconocen los condicionantes que el contenido de los derechos humanos al agua y al saneamiento suponen en la práctica, y que conllevan responsabilidades y obligaciones para todos los actores.

No es cuestión de ser expertas/os en estos derechos, pero sí de conocer las claves principales que son de utilidad para desarrollar proyectos, normativa, operar sistemas de abastecimiento y saneamiento o conocer cómo debería avanzar el sector en los próximos años.

Desde ONGAWA, con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, te invitamos a profundizar en este ámbito el próximo 28 de Marzo de 2019, a través de un Webinar en el que abordaremos las cuestiones más relevantes que debería conocer toda persona que trabaje o esté relacionada con el sector del agua y saneamiento.

Consulta el programa completo del webinar Aforo limitado | Inscríbete ahora

 

¿Cuándo?: 28 de marzo | 16:00-18:00

¿Dónde?: Inscríbete aquí para poder acceder al webinar

Organiza: ONGAWA, Ingeniería para el Desarrollo Humano

Colabora: Dirección General de Naciones Unidas y Derechos Humanos. Oficina de Derechos Humanos

Cambio climático: no podemos seguir perdiendo el tiempo

Eduardo Sánchez | Responsable de energía y cambio climático de ONGAWA

 

Desde que a principios de octubre el IPCC publicara su Informe Especial sobre 1.5ºC , alertando sobre las graves consecuencias de mantener la inercia actual y urgía a aumentar el esfuerzo de mitigación si no se quiere sobrepasar el grado y medio de calentamiento sobre la temperatura pre-industrial, la actividad y el debate público sobre cambio climático no han cesado.

A principios de noviembre el Gobierno de España hizo público su propuesta de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Las organizaciones ecologistas la valoraron positivamente, aunque consideran que puede ser más ambicioso. Por su parte, la valoración desde la Coordinadora de ONGD es algo más crítica, ya que si en el ámbito nacional se ponen las bases para la transición energética, prácticamente no se mencionan nuestras responsabilidades internacionales, especialmente en lo que se refiere a apoyar a otros países para que hagan su propia transición, y sobre todo, para que puedan adaptarse a la nueva situación. La referencia a los compromisos financieros internacionales es vaga, no hay números concretos de aportación al Fondo Verde o al Fondo de Adaptación, y no se menciona la compensación de los “daños y pérdidas” causados por el cambio climático a otros países del sur.

El 22 de noviembre la plataforma Alianza por el Clima, de la que ONGAWA forma parte, organizó la Jornada “Medio grado importa” para analizar y divulgar las principales conclusiones del informe especial del IPCC sobre 1.5ªC: las consecuencias de detener el aumento de temperatura en 1,5 o en 2º C son sustancialmente distintas para las personas y el planeta, y aunque todavía estamos a tiempo no sobrepasar el límite de 1.5ºC, cada vez queda menos tiempo. Es necesario triplicar el esfuerzo en mitigación de aquí al 2030.

Ya en diciembre ha tenido lugar la COP24 en Katowice (Polonia), en la que se ha puesto de manifiesto que según se va agotando el tiempo para actuar y llega el momento de comprometerse de verdad, también va creciendo la oposición de los países donde la producción de petróleo tiene un peso importante. Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait han intentado poner palos en las ruedas a las exigencias de mayores reducciones de emisiones y mayor financiación para mitigación y adaptación. No obstante, también se vislumbra un grupo de países cada vez más comprometidos, donde España debe estar.

Como destacábamos, junto a la Inspiraction y la Coordinadora de ONGD de España en Planeta Futuro, toca Sobrevivir en un mundo tóxico: nos enfrentamos a los 10 años más decisivos de la historia de la humanidad y las medias tintas no valen. Los actuales compromisos de reducción de emisiones contaminantes son insuficientes. Es el momento de abordar de manera urgente una completa reconversión económica y social. El futuro del planeta y de quienes lo habitamos está en juego. No podemos perder el tiempo.

 

Compartiendo experiencias sobre la contribución femenina a la gestión comunitaria del agua en Nicaragua

Mujeres integrantes de Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) comparten sus experiencias en el segundo foro municipal de género organizado en el Municipio del Tuma la Dalia (Nicaragua). 

 En el municipio del Tuma la Dalia sesenta mujeres integrantes de Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) se reunieron y compartieron sus experiencias en el segundo foro municipal de género que organiza la Red Municipal de CAPS en coordinación con actores que conforman la mesa del agua en este municipio.  Entre los actores que participaron y apoyaron este foro esta Ingeniería para el Desarrollo Humano – ONGAWA, como parte de la iniciativa PARAGUA, Organización para el Desarrollo Económico y Social para el Área Urbana y Rural (ODESAR), Asociación para la Diversificación y el Desarrollo Agrícola Comunal (ADACC), Acción Médica Cristiana, el CEN (Centro de Entendimiento con la Naturaleza), Fundación de Investigación y Desarrollo Rural (FIDER), Instituto de Investigación y Desarrollo (NITLAPAN), así como el gobierno municipal del Tuma la Dalia y el Ministerio de Salud (MINSA).

El segundo foro se organizó bajo el lema “Aporte de las mujeres en la gestión comunitaria del agua” y tenía como objetivo el que las mujeres integrantes de los comités de agua potable de cuatro municipios compartieran sus experiencias y acciones que están impulsando en sus territorios.

Las mujeres representantes de CAPS de los municipios de San José de Bocay, El Tuma la Dalia, San Lucas y Yalagüina, lograron compartir su situación actual en torno a las brechas de género que identifican en la gestión comunitaria del agua, las acciones que han venido impulsando para reducir estas brechas y finalmente plantearon sus propuestas para integrarse de manera efectiva y con equidad en la gestión comunitaria del agua.

En las intervenciones, la tesorera del CAPS El recuerdo de la comunidad de Mollejones en San José de Bocay, expuso su muy motivadora e ilustrativa experiencia hacia las demás mujeres, ya que relató cómo fue el proceso que ha vivido hasta lograr ahora ser la coordinadora del CAPS en su comunidad.

Las propuestas generadas en los grupos de trabajo y que fueron planteadas a las autoridades locales del municipio de la Dalia, fueron leídas por la vocal de la red municipal de CAPS; la señora Zulema Centeno. Las propuestas parten de continuar el apoyo al proceso de sensibilización a mujeres y hombres sobre el derecho a la participación, fortalecer la organización en las mujeres para asumir e integrar cargos dentro de los CAPS, establecer alianzas con instituciones que promuevan la participación de las mujeres y promover acciones afirmativas en el proceso de empoderamiento de las mujeres.

Finalmente Rosa Angélica Sáenz, representante de país de ONGAWA reconoció la importancia de estos espacios de intercambios para mejorar la participación de las mujeres en la gestión comunitaria del agua, haciendo énfasis en que “las organizaciones que trabajamos en acciones de fortalecimiento a CAPS no podemos cerrar los ojos, ante esas estadísticas de poca participación de las mujeres y estas reflexiones deben servir para motivar e involucrarnos más en el trabajo con las mujeres”

La búsqueda de una gestión comunitaria del agua en la que se reconozca y valore el aporte de mujeres, se incorporen acciones afirmativas para alcanzar sus derechos, son esfuerzos desarrollados por la Iniciativa Paragua, “Contribuir al ejercicio pleno del derecho humano al agua y saneamiento en zonas rurales, con enfoque de cuenca hidrográfica, en Nicaragua”. Convenio financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Nota redactada por Jose Alfredo Portillo, coordinador técnico en ONGAWA Nicaragua. 

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a