Saneamiento por derecho

La caca,

por un tubo

¡Ya está aquí! ¡Anda suelta! ¡Peligro!

Este 19 de noviembre,
Día Mundial del Saneamiento, tenemos
que hablar alto y claro de la caca.
¿Sabes cómo afecta a los derechos
humanos en todo el planeta?

%

de la población mundial

no tienen acceso a saneamiento seguro -4.500 millones de personas-

mil muertes al año

por enfermedades causadas por falta de saneamiento seguro

millones de personas

no tienen otra que practicar la defecación al aire libre

El 19 de noviembre es el Día Mundial del Saneamiento y, al menos por un día, toca hablar de caca. Puede que haya temas de conversación más apetecibles, pero pocos más importantes para la salud de miles de millones de personas en el mundo.

El saneamiento es un derecho humano contemplado por Naciones Unidas, y un compromiso asumido por todos los países en la Agenda de Desarrollo Sostenible para 2030. Su meta 6.2 es lograr el acceso universal al saneamiento y la higiene adecuados y poner fin a la defecación al aire libre.

No contar con un saneamiento adecuado conlleva tremendas consecuencias sobre la dignidad y la seguridad de millones de personas, especialmente mujeres, niñas y niños, así como graves efectos sobre la salud, la educación y el desarrollo de actividades productivas, limitando drásticamente sus oportunidades para salir de la pobreza.

Al ritmo actual de inversión la meta de acceso universal al saneamiento no se alcanzará hasta el año 2107

Resolver este problema global y cumplir con el compromiso de lograr el acceso universal al saneamiento para 2030 exige aumentar la contribución de todos los actores, especialmente por parte de los países ricos. Según el Banco Mundial hacen falta para ello 114.000 millones de dólares anuales.

La Cooperación Española tiene que renovar su compromiso con los derechos al agua y al saneamiento, enmarcándolo en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y orientándolo a las regiones y colectivos más vulnerables.

Es vital que se ejecute toda la financiación comprometida para la ejecución del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento en América Latina desde un enfoque basado en los derecho humanos.

Para la próxima década, deben implementarse 1000 millones de euros en programas de agua, saneamiento e higiene, priorizando las regiones y colectivos más vulnerables, como África Subsahariana.

Hay que fortalecer las capacidades institucionales de la cooperación española para asegurar la adecuada incorporación transversal del enfoque de derechos humanos al agua y al saneamiento, y la priorización de los grupos más vulnerables.

#lacacaporuntubo

¡Participa en las redes sociales!

Da un toque a los implicados

  1. Escribe una entrada en redes sociales mencionando a actores e instituciones de la Cooperación Española. Tenemos que recordarles que el problema de la caca sigue ahí.
  2. Simplemente basta con mandarles los iconos de la caca sonriente que quieras.
  3. Eso sí, no olvides mencionar la etiqueta de la campaña, #lacacaporuntubo, y el dominio de este sitio web.

Aquí tienes un ejemplo:

@AECID _es, #lacacaporuntubo www.saneamientoporderecho.org
💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩💩

 

Graba tu mensaje y difúndelo

Te pedimos hacer algo de teatro. Anímate, tu sólo o acompañado, a grabarte y enviar el resultado a las redes. Si le pones algo de imaginación, mejor. Ayúdate a meterte en el papel con un sombrero del oeste, con un casco y pinturas guerra o con unos guantes y una mascarilla… Aquí tienes un breve guión como base sobre la que desplegar tu creatividad:

  • ¡Peligro! Anda suelta y causa millones de muertes y enfermedades. Así que…”
  • «La caca, por un tubo» (muestra a cámara la gráfica de la campaña ya sea en tu móvil, tablet o en papel).
Aquí tienes algunos ejemplos
  • Menciona alguno de los mensajes de la campaña. Por ejemplo: “Desde ONGAWA reclamamos que, durante la próxima década, se inviertan 1.000 millones de euros en los programas de agua y saneamiento,  priorizando las regiones más vulnerables como África Subsahariana.”
  • Despídite,  si quires. animando a participar y a que se visite esta web.

Cuando lo tengas listo publícalo con el hashtag #lacacaporuntubo.

Sígue y visita nuestras redes

Con la financiación de

Nuestras noticias sobre agua y saneamiento

En pie por el agua: campaña para las Elecciones Europeas

Tener agua limpia, saneamiento decente y una higiene adecuada debería ser normal para todo el mundo en todas partes. Sin embargo todavía hoy millones de personas no cuentan con ello por quiénes son, dónde viven o cuánto dinero tienen. No poder ejercer estos derechos humanos impide también el ejercicio de otros como la salud o la educación.

Por eso la plataforma europea de sociedad civil End Water Poverty, de la que ONGAWA forma parte, lanza la campaña Stand Up 4 Water para que los candidatos y candidatas que participan en las próximas Elecciones al Parlamento Europeo se comprometan a promover el acceso universal al agua, al saneamiento y la higiene.

En septiembre de 2015, los líderes y gobiernos de todo el mundo adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un marco ambicioso de 17 objetivos (ODS) que abordan los principales retos globales, entre los que se encuentra garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos (ODS 6).

El acceso universal al agua, el saneamiento y la higiene incluido en los ODS es una clave imprescindible para alcanzar el resto de objetivos: de su cumplimiento depende el de otras metas fundamentales relacionadas con la salud, la educación o la reducción de la pobreza.

La Unión Europea ha sido un actor central en la construcción de la Agenda 2030 y se espera que lo sea en su implementación, promoviendo acciones y medidas para poner a las personas en el centro tanto en Europa como en el resto del mundo, y priorizando además a aquellas más marginadas.

Por eso instamos a los candidatos y candidatas a las elecciones al Parlamento Europeo a sumarse al manifiesto Stand Up 4 Water (En pie por el Agua) y comprometerse a poner el agua, el saneamiento y la higiene en el centro de la agenda política europea, y a apoyar las siguientes acciones:

1_ Hacer del agua, el saneamiento y la higiene una prioridad en la agenda política europea:

  • Liderar el discurso sobre la importancia del acceso al agua, saneamiento e higiene en Europa y en el mundo
  • Impulsar medidas legales ambiciosas para cumplir con la Agenda 2030, e incorporar el agua, el saneamiento y la higiene en los procesos, las políticas y los programas de la Unión Europea.
  • Asegurar que el agua, el saneamiento y la higiene está explícitamente entre los mandatos de uno de los futuros Comisarios Europeos.

2_ Promover inversiones en el sector del agua, el saneamiento y la higiene.

  • Apoyar políticas y programas orientados a mejorar y mantener las intraestructuras de agua y saneamiento, incluyendo  la ayuda al desarrollo (AOD) para todos los aspectos del acceso al agua y al saneamiento, gobernanza y gestión.

3_ Vincular el agua, el saneamiento y la higiene con otros Objetivos de Desarrollo Sostenible

  • Aumentar la conciencia sobre el agua, el saneamiento y la higiene como elementos esenciales para la adaptación al cambio climático.
  • Asegurar que las políticas europeas de salud, nutrición, seguridad alimentaria y educación incluyen un componente de agua, saneamiento e higiene.
  • Aplicar a las políticas y programas europeos de agua, saneamiento e higiene enfoques de género, empoderamiento y derechos humanos

Stand Up Water | Manifiesto

Derecho al Agua: ellas hacen la diferencia en el Corredor Seco

Un grupo de mujeres conversa en un porche al caer la tarde. Desde lejos podría parecer una charla entre vecinas mientras los niños pululan a su alrededor, pero están hablando de uno de los asuntos que más preocupan a su comunidad: el agua. Estamos en Los Encuentros, una pequeña población rural en la que viven 1.500 personas, en pleno Corredor Seco nicaragüense.

Todas forman parte de la Junta Directiva – formada por seis mujeres y un hombre – del Comité de Agua Potable y Saneamiento, la institución comunitaria que se encarga de la gestión y el abastecimiento de agua a sus habitantes. Y son responsables además de algunos de los cambios que han mejorado significativamente esta gestión en los últimos meses.

El Corredor Seco es una región especialmente afectada por sequías periódicas, que el cambio climático vuelve cada vez más frecuentes e intensas.  Hace dos años el sistema de agua por bombeo eléctrico que abastecía Los Encuentros dejo de funcionar: la comunidad no podía hacer frente a la factura eléctrica y el bombeo se detuvo. La actividad del Comité de Agua se fue deteriorando, y con ella las posibilidades de la comunidad de afrontar con solvencia la solución del problema del agua. Tras dos intentos de rehabilitación del sistema de agua fracasados, se acumulaba una deuda de más de dos mil dólares y la Junta Directiva del Comité llevaba un año sin reunirse ni rendir cuentas a sus vecinos.

El panorama cambia cuando arranca la ejecución del proyecto “Fortalecimiento Municipal para la promoción de los Derechos Humanos al Saneamiento en los municipios de Yalagüina y San Lucas”, liderado por ONGAWA con la financiación del Ayuntamiento de Madrid y la colaboración de la organización local FIDER. El proyecto plantea acciones para mejorar el acceso a agua potable de unas 6.000 personas en 12 comunidades rurales situadas en estos dos municipios. Los Encuentros es una de ellas.

Entre las prioridades iniciales del proyecto estaban la sensibilización sobre igualdad de género y la puesta en marcha de un proceso de diagnóstico de la situación del derecho al agua, basado en la participación de la comunidad. Desde el principio las mujeres asumieron un papel protagonista para lograr que la comunidad se planteara la necesidad de buscar una salida al problema del agua: dedicaron mucho tiempo a hablar, a generar confianza e informar sobre las posibles soluciones disponibles.

El reto no era fácil y el proceso está lejos de cerrarse, pero siete meses después del inicio del proyecto el Comité de Agua Potable y Saneamiento de Los Encuentros funciona a pleno rendimiento: la Junta Directiva se reúne mensualmente y ya se han celebrado tres asambleas abiertas a toda la población. Los vecinos de la comunidad han contribuido económicamente en la medida de sus posibilidades para mejorar las finanzas del Comité, y se han implicado también en el diseño y la ejecución de las obras de mejora del sistema de agua que el proyecto apoya.

Mujeres participantes en el Comité de Agua Potable y Saneamiento de Los Encuentros (Nicaragua)

El papel de las mujeres en todo el proceso ha sido fundamental. No solo han liderado el fortalecimiento de la estructura y la función del Comité de Agua, sino que están en primera línea en la ejecución de las obras: de las doce cuadrillas de trabajo que participan en las obras de mejora del sistema ocho tienen mujeres al frente.  Además, ha aumentado el reconocimiento de las tareas de apoyo y restauración que realizan y, sobretodo, se ha producido un empoderamiento personal en ellas que no tiene vuelta atrás.

Al igual que Los Encuentros, el trabajo del proyecto en doce comunidades de Yalagüina y San Lucas ha permitido que la participación de las mujeres en los órganos directivos de los Comités de Agua pase del 18% al 45%. La proporción de comités en la zona formados por al menos un 40% de mujeres ha pasado en estos meses del 23% al 82%.  Reducir la brecha de género que afecta al derecho al agua es clave para asegurar la sostenibilidad del acceso al agua, pero sobre todo para cambiar el papel que juegan las mujeres. Ya no son solo las que encargan de recogerla y utilizarla en el trabajo doméstico, sino que ahora participan y deciden sobre la gestión del recurso.

La reunión para preparar la rendición de cuentas a la comunidad termina, y las mujeres de la Junta Directiva se levantan y guardan los papeles y carteles sobre los que han trabajado.  Saben que están liderando un cambio que asegurará el ejercicio del derecho al agua a toda la comunidad. Y caminan orgullosas de vuelta a sus casas.

Nuestro compromiso con los más vulnerables: nuevos programas en Senegal y Guatemala

El trabajo para garantizar el ejercicio de los derechos humanos al agua y al saneamiento de las personas más vulnerables que hemos realizado durante años en Mozambique, Nicaragua, Tanzania o Perú, nos permite ahora abordar el reto de hacerlo en otros lugares de Centroamérica y África Subsahariana.

En SENEGAL acabamos de arrancar un nuevo programa en la región de Podor, una de las más pobres del país, para reducir la mortalidad y la desnutrición infantil mejorando el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene de las comunidades rurales.

Más información sobre nuestro trabajo en Senegal

 

En GUATEMALA trabajamos desde diciembre en el departamento de Sololá, una zona de mayoría indígena en la que tres de cada cuatro personas son pobres y la desnutrición crónica afecta al 70% de los niños.  Fortalecer las capacidades de gestión comunitaria del agua, mejorando la calidad y aumentando la participación de las mujeres, reducirá las enfermedades diarreicas y la mortalidad infantil asociada.

Más información sobre nuestro trabajo en Guatemala

 

Tanto en Guatemala como en Senegal la apuesta de ONGAWA es a largo plazo: hemos analizado las vulneraciones de derechos humanos e identificado socios y aliados locales que nos acompañaran en nuestra labor. Como siempre, nuestro compromiso es con las personas más vulnerables, con y por las que trabajaremos.

Contenido del Webinar «Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento»

El pasado 28 de marzo ONGAWA organizó, con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, un Webinar sobre Derechos Humanos al agua y al saneamiento.

A continuación puedes encontrar el contenido de la sesión, en la que podrás encontrar:

  • un recorrido histórico y qué tienen en común estos derechos humanos. Por Guillermo Gil Santos, Responsable de Agua y Saneamiento de la Oficina de Derechos Humanos del MAEC
  • qué se entiende realmente por derecho humano al agua y derecho humano al saneamiento. Por María del Mar Rivero Rosas, Responsable de Agua y Saneamiento de ONGAWA
  • qué obligaciones tienen los Estados. Por Celia Fernández Aller, Investigadora y Docente de la Universidad Politécnica de Madrid
  • cuáles son las  responsabilidades de los actores no estatales. Por Elena de Luis Romero, Consultora e Investigadora en agua y saneamiento, género y desarrollo
  • cómo encajan estos derechos en la Agenda 2030. Por Jorge Solana, Asesor de la Oficina de la Alta Comisionada para la Agenda 2030
  • cuáles son los retos principales para avanzar en la garantía universal de estos derechos. Por Gonzalo Marín Pacheco, Investigador y Consultor en Agua y Aaneamiento

7 infografías sobre derechos humanos al agua y al saneamiento

Para facilitar la comprensión del agua y del saneamiento desde una perspectiva de derechos humanos, a continuación se presentan algunas infografías que ilustran los aspectos más relevantes.

En ellos puede encontrarse información sobre el recorrido histórico de los derechos al agua y saneamiento y los principios transversales que los sustentan, así como las claves principales que explican el contenido de ambos. También las obligaciones que tienen los Estados y las responsabilidades de actores no estatales que se derivan de los dos derechos. Finalmente, se muestra el encaje de los  mismos en la Agenda 2030 y las claves para avanzar en su consecución.

Fundamentos e historia de los derechos humanos al agua y al saneamiento y principios transversales

Derecho Humano al Agua

Derecho Humano al Saneamiento

Obligaciones de los estados

Responsabilidades de actores no estatales

Derechos al agua y saneamiento en los ODS

Cómo avanzar en los derechos humanos al agua y al saneamiento

Estas infografías se han elaborado con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España.

Derecho al Agua: no podemos dejar a nadie atrás

No dejar a nadie atrás es el lema elegido este año por Naciones Unidas para el Día Mundial del Agua que se celebra el 22 de marzo. Es también el lema de la Agenda de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030), que incluye entre sus objetivos para 2030 el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos.

El agua es un derecho humano, y eso significa que todas las personas del mundo deben tenerlo garantizado, vivan donde vivan y sean quienes sean. Sin embargo los datos disponibles indican, no solo que estamos lejos de lograr el acceso universal, sino que también lo estamos de alcanzar ese objetivo en 2030. Todavía 2.100 millones de personas (casi un tercio de los habitantes del planeta) no cuentan con agua segura en sus hogares. La mayor parte de ellas se concentra en África Subsahariana y en Asia Central y Meridional, especialmente en sus zonas rurales. Y son además los colectivos más vulnerables (campesinos, indígenas y pobres) quienes sufren en mayor medida la vulneración de su derecho al agua.

Estas regiones y colectivos han quedado fuera del mapa de las inversiones realizadas por gobiernos e instituciones internacionales para extender el acceso al agua. No dejarles atrás exige cambiar las prioridades políticas y de inversión para situar en el centro los derechos de las personas más vulnerables del planeta: si se mantiene la tendencia actual, no solo quedaremos lejos del objetivo compartido del acceso universal para el año 2030 sino que aumentarán las brechas de desigualdad que afectan a los ingresos y al ejercicio de otros derechos como la salud o la alimentación.

El problema del agua es un reto político, y como tal debe ser abordado. Entre las claves para hacerlo pueden destacarse:

  • Mejorar la información disponible sobre acceso al agua para identificar patrones de discriminación y visibilizar las desigualdades.
  • Identificar los factores que causan las brechas de desigualdad y afrontarlos con medidas estructurales que aborden las relaciones de poder y prioricen a las personas y colectivos más vulnerables.
  • Revisar el diseño y los procedimientos de prestación de servicios de agua, asegurando su calidad, disponibilidad, asequibilidad económica y aceptabilidad cultural.
  • Mejorar la participación de estos colectivos en la toma de decisiones sobre agua, fortaleciendo sus capacidades para hacer valer sus derechos.

ONGAWA trabaja para mejorar la situación del derecho al agua en zonas rurales de Nicaragua, Mozambique, Guatemala, Tanzania y Senegal. Nuestros programas priorizan las zonas y colectivos más vulnerables y se basan en su empoderamiento, en el fortalecimiento de sus capacidades de gestión y en la incidencia sobre los gobiernos locales para que aseguren la sostenibilidad del servicio. Trabajamos además, junto a organizaciones de la sociedad civil del sur y del norte, para que el derecho al agua sea una prioridad de las agendas políticas nacionales y global.

 

¿Quieres colaborar?

Necesitamos el apoyo de personas como tú para seguir luchando por un mundo sin pobreza.
Hazte socio/a